Sonido activado
Sonido desactivado
19:35 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!19:35 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
(OFICIAL) Ex arquero de Monterrey condenado por la justicia
El ex guardameta del Monterrey, Omar Ortíz, ha protagonizado una de las noticias más alarmantes de la semana deportiva. Ya que, el cancerbero ha sido condenado a 75 años de prisión por la justicia de su país.

El meta azteca jugó cerca de los 300 partidos en 5 clubes por un lapso de 13 años. Sus destacadas actuaciones originaron que represente al tri en varios encuentros dentro de la Copa de Oro Estados Unidos 2002. Sin embargo, la dilatada carrera se vio empañada cuando lo suspendieron por 2 años, dado positivo en caso de sustancias psicotrópicas. ”Me metí en un gimnasio y después iba a entrenar. Uno de mis instructores me sugirió tomar un suplemento, que estaba prohibido. Me hicieron cuatro antidopings en México y no salió nada. Me confié y seguí tomando. Cuando fui a Colombia a jugar la Libertadores me tocó el examen y salí positivo en oximetalona (un esteroide oral que aumenta la fuerza y la masa muscular)”, fue la declaración del jugador cuando ocurrió dicho suceso.

Posterior a este escándalo, la policía ordenó su captura por supuestos nexos con el narcotráfico, robo de vehículos y secuestro. Estas acciones y la investigación, dieron como resultado su participación en la banda delictiva que habría privado de la libertad al esposo de a cantante mexicana Gloria Trevi, el señor Armando Gómez. “A algunos les obligaron con torturas a firmar en contra de mí. Las víctimas no me reconocen como el secuestrador sino como un conocido. En ningún momento han dicho que yo los secuestré”, así se defendió Ortíz.

Imagen

Con todo en contra y la polémica encima, el fallo penal salió y 75 años lo condenó. A menos que sea como un gato y tenga 7 vidas, esto es una cadena perpetua. “El día que Dios me dé la oportunidad de salir de aquí, me iré a otro lugar donde pueda hacer una vida tranquila con mi familia”, fueron las declaraciones previas al dictamen penal.

¿Merecida condena?