Sonido activado
Sonido desactivado
02:20 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!02:20 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
¿Apostarías a que un joven deportista llega a lo más alto?
Este artículo trata un tema controvertido que no suele gustar a los jóvenes deportistas. Sin embargo, en él recogemos varias opiniones personales que quizá puedan ayudar a deportistas y familiares a tomar las mejores decisiones de cara al futuro. Disfruta de la lectura y extrae tus propias conclusiones.

Es el estilo de vida con el que muchos niños sueñan, pero ¿es una opción viable? Lo cierto es que existen excelentes programas de desarrollo para deportistas en edad de formación. Sin embargo, la realidad es que solo un mínimo porcentaje de los jugadores que despuntan en edad juvenil tendrán el privilegio algún día de vestir los mismos colores que sus héroes a nivel de club o de selección.

En muchos casos, perseguir el sueño de convertirse en deportista profesional es casi como una apuesta. ¿Qué obstáculos tuvieron que superar las estrellas de hoy en día?

La probabilidad en el juego

¿Qué convierte una apuesta en una opción viable para un jugador experimentado? Hay jugadores que simplemente apuestan por diversión y se arriesgan para experimentar un poco de adrenalina. Pero también los hay que dedican tiempo y esfuerzo a planificar cada apuesta, número o jugada.

Si juegas a la ruleta, los cálculos que determinan las probabilidades son complicados; sin embargo, las opciones de apuesta y sus probabilidades pueden plasmarse en una sencilla tabla de proporción de pago (RTP por sus siglas en inglés). Los expertos en ruleta no apuestan nunca a la "línea superior". ¿Por qué? Porque saben que las probabilidades están en su contra. Jugar a cualquier otra línea ofrece más probabilidades de obtener alguna ganancia.

Pero he aquí la pregunta: ¿No están los jóvenes deportistas apostando todas sus fichas a la línea superior a la hora de intentar ganarse la vida con el deporte? ¿No deberían hacer otra cosa con sus vidas?

Las probabilidades de dedicarse profesionalmente al deporte

¿Cuántos deportistas consiguen su objetivo?

Las estadísticas siguientes son bastante desalentadoras. Si quieres dedicarte profesionalmente al baloncesto en Estados Unidos debes tener en cuenta estos números:
- Solo el 3% de los jugadores de instituto acaban jugando en la universidad.
- Solo el 1% de los jugadores universitarios acaba jugando en un equipo profesional.

El hecho de que solo 75 jugadores sean drafteados cada año por equipos de fútbol en Estados Unidos hace que tus probabilidades de dedicarte profesionalmente al fútbol en dicho país sean de 1 entre 5.768.

Según la revista Forbes, contando todos los deportistas de los cuatro principales deportes del país (béisbol, baloncesto, fútbol americano y hockey hielo), apenas hay 5.000 personas. Si te marcas como objetivo ganarte la vida con el deporte, ten en cuenta que se trata de una apuesta arriesgada que requiere un plan B.

Veamos otro dato interesante: en la lista Forbes de las personas más ricas apenas hay deportistas. Así pues, si el motivo por el que quieres ser deportista profesional es el dinero, quizá debas cambiar tu objetivo por otro que ofrezca más probabilidades y mayores ganancias posibles.

¿Qué determina el futuro de los jóvenes deportistas?

¿Qué hace que resulte tan difícil llegar a la cima?

Naturaleza
Para empezar, se necesitan unos genes que te ofrezcan una capacidad física imponente en el deporte elegido.

En este sentido, tenemos buenas noticias. Muchos deportistas profesionales practicaron varios deportes en sus años de instituto, de modo que, si todavía no tienes claro qué se te da mejor, no te preocupes. Lo importante es que tengas un don natural para el deporte en general y el talento necesario para el deporte elegido.

Logística
Si quieres llevarte un gran premio, necesitas que se alineen varios factores:
- Capacidad mental para soportar la competición y las grandes exigencias puestas en los atletas.
- Acceso a entrenamiento para desarrollar las habilidades.
- Apoyo financiero para pagar formación, equipo y recursos.

Como puedes ver, algunos de estos factores no dependen de ti.

Ahora bien, no caigas en el error de pensar que el hecho de tener a favor varios factores basta para llegar a lo más alto. Por desgracia, ni siquiera esto te ofrece una apuesta segura.

Un ejemplo claro de que no se puede controlar el devenir de un deportista lo encontramos en la reciente camada juvenil del Manchester United. El número de plazas en las categorías inferiores de los diablos rojos es limitado. La lógica invita a pensar que los afortunados que consiguen entrar en la academia del Manchester United son jóvenes locales. Cuando un jugador empieza a despuntar, los ojeadores se desplazan hasta el campo para verlo en acción. Eso fue lo que ocurrió con, por ejemplo, Mengi, Neville y Haygarth, tres chavales de la región.

Sin embargo, la camada de este año incluye dos promesas llegadas de muy lejos:
- Ondrej Mastny, de la República Checa
- Anthony Elanga, de Suecia

Obviamente, estos chavales han tenido que superar mayores obstáculos que el resto para cumplir su sueño de vestir la camiseta del Manchester United. ¿Quién acabará llegando al primer equipo? Nadie lo sabe.

Liderazgo
Este es otro factor que no se puede controlar: el entrenador.

Cuando llega un nuevo entrenador, todo el mundo está muy pendiente de sus primeras decisiones:
- Qué jugadores jugarán.
- Qué táctica usará.
Es justo lo que ha ocurrido con Neil Ryan, nuevo preparador del equipo sub-18 de los diablos rojos.

El jugador no puede controlar quién es el entrenador. Y cada entrenador tiene su propia visión del juego. Puedes pasar de ser el favorito de un preparador a no encajar en el estilo de juego del siguiente.

Cada equipo necesita un tiempo de ajuste prudente, en el que se evalúan los jugadores y se establecen los planes de futuro. Es como si en el blackjack ponemos una nueva baraja de cartas en juego: los contadores de cartas pierden el control sobre la partida.

Imagen

¿Cuál es el plan a seguir?

¿Por qué es tan necesario abordar este tema? Porque el sueño de llegar a profesional no implica solo a los jóvenes. Varios estudios han demostrado que los padres no solo apoyan los planes de sus hijos, sino que a menudo les empujan a intentar alcanzarlos. Casi un 40% de los padres americanos de áreas deprimidas consideran el deporte profesional como el billete de sus hijos hacia un futuro de fama y fortuna.

Muy posiblemente, la pregunta que deben plantearse los padres de posibles futuras estrellas no es “¿Cómo podemos conseguir que nuestro hijo se convierta en un deportista de éxito?”, sino más bien “¿Cómo podemos conseguir que nuestro hijo tenga éxito en la vida?”.

Si añadimos hitos adicionales por el camino (no necesariamente deportivos, sino de la vida en general), la balanza se inclina rápidamente a favor del niño. Y es que la educación y las habilidades sociales tienen una gran influencia en el futuro de una persona.

Por ello, es reconfortante ver que la NFL (la liga profesional de fútbol americano) solo acepta jugadores que, como mínimo, hayan acabado la enseñanza obligatoria tres años antes. De esta manera, los jugadores llegan más maduros y tienen más facilidad para soportar las exigencias del profesionalismo. La NFL prefiere también que los jugadores hayan pasado por la universidad, para que así cuenten con un título que pueda ayudarles en un futuro. Al fin y al cabo, una simple lesión puede acabar con tu carrera deportiva en un abrir y cerrar de ojos. ¿Y entonces qué?

Aunque no se puede predecir el resultado específico, es más probable alcanzar el éxito cuando uno se prepara para cualquier situación. En el juego de la vida, es mejor asegurarse un buen sueldo que apostarlo todo a jugar en el Manchester United.