Hora Local: 00:14 | ¿No es tu hora local?[Cancelar]
Share to FacebookShare to TwitterShare
Fútbol Ya!

El Inter evitó el triunfo del Milan en el derbi lombardo, que ganó por 4-2, y facilitó el título de la Serie A de Italia a la Juventus, que cumplió con su parte y ganó a domicilio al Cagliari (0-2), para recuperar, nueve años después, la hegemonía en la competición.
La Juventus ganó su trigésimo 'scudetto'
El cuadro que dirige Antonio Conte, el único de las grandes ligas aún invicto, echó el cierre a casi una década entre tinieblas, sin éxitos notables, con un escándalo a sus espaldas, el conocido como 'calciopoli' (fraudes arbitrales en el fútbol italiano), que le supuso la retirada de sus dos últimos títulos (2004-2005 y 2005-2006) y el descenso a la Serie B

El Juventus amarró el 'Scudetto' con una jornada de antelación al cierre del torneo beneficiado por la dura pugna en el Giusseppe Meazza, donde el Inter, con la presencia europea en juego y el Milan, defensor del título, cerraron el choque con equilibrio.

El argentino Diego Milito y el sueco Zlatan Ibrahimovic tiraron de sus respectivos equipos. Milito abrió la cuenta tras recibir un balón de su compatriota Walters Samuel.

Sin embargo, el acoso del Milan encontró su premio. Ibrahimovic aprovechó un penalti para lograr el empate. El equipo de Massimiliano Allegri, aferrado a la corona que logró el año pasado y que no quería soltar, firmó un gran gol en la primera jugada de la segunda parte.

Pero un claro penalti en el área visitante volvió a instalar la igualada en el marcador. Diego Milito no falló. El mazazo final para el Milan fue en el minuto 76, cuando el argentino transformó un nuevo penalti, firmó un triplete y dio la vuelta a la situación. Un gol del brasileño Maicon, que lanzó un zapatazo desde fuera del área, echó el cierre de forma espectacular al triunfo del Inter, que se arrima ya a la zona de Liga de Campeones.

Al mismo tiempo, en el estadio 'Nereo Rocco' de Trieste, un recinto talismán para los juventinos, el cuadro de Antonio Conti sacaba adelante su compromiso frente el Cagliari, sin nada en juego, distanciado de los contratiempos.

El montenegrino Mirko Vucinic, que aprovechó un centro de Leonardo Bonucci, puso el partido de cara a los seis minutos de juego. Pero no respiró tranquilo hasta el tramo final. A falta de un cuarto de hora, Michele Canini introdujo el balón en su propia portería, después de un pase del uruguayo Martín Cáceres.

El Juventus, con los deberes hechos, quedó solo pendiente del derbi de Milán. El que acabó por certificar el éxito en el curso del conjunto turinés, que en la última sesión festejará el triunfo con la visita del descendido Atalanta mientras el Milan recibirá al Novara en una sesión sin trascendencia en la pelea por el 'scudetto', ya con dueño.