Sonido activado
Sonido desactivado
15:48 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!15:48 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
El boicot de los líderes europeos amenaza la Eurocopa en Ucrania
El boicot a Ucrania de los principales líderes europeos por la situación de la encarcelada ex primera ministra Yulia Timoshenko amenaza la disputa de la Eurocopa a poco más de un mes del partido inaugural.

"El presidente (de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso), ha decidido que dadas las actuales circunstancias, por el momento no quiere viajar o asistir a ningún acto en Ucrania", aseguró un portavoz del dirigente portugués.

Ucrania, a la que el presidente de la UEFA, Michel Platini, estuvo a punto de arrebatar en 2010 el derecho a albergar la Eurocopa debido a los graves problemas organizativos, se ha topado ahora con otro problema: un boicot político.

La condena de siete años de cárcel a la líder opositora por abuso de poder ha causado indignación en todo el mundo, incluida la vecina Rusia, pero las fotografías del presunto maltrato físico sufrido por la opositora en prisión han condenado a Ucrania al ostracismo.

Antes que Barroso, la canciller alemana, Angela Merkel, anunció que ya ha decidido no asistir a ningún partido del torneo continental en caso de que Timoshenko no sea liberada antes del partido inaugural del 8 de junio en Varsovia.

Por si fuera poco, Merkel aconsejó a sus ministros que no acudan a la cita en protesta por el trato dado a la política que arengó a las masas a rebelarse contra el poder en la Revolución Naranja de 2004 y que ahora se ha declarado en huelga de hambre.

Los dirigentes de otros países europeos, como Holanda y Austria, se han sumado al boicot, aduciendo que Ucrania debe dar ejemplo en materia de libertades políticas y derechos humanos, ya que asumirá la presidencia de la OSCE en 2013.

Por si fuera poco, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, se mostró "profundamente preocupada" por el tratamiento a Timoshenko, que sufre una hernia discal, por lo que no puede levantarse de la cama.

Aunque la UEFA ha asegurado que en caso de cancelar la Eurocopa el torneo será aplazado un año y nunca trasladado a otro país, el presidente de la Federación de Fútbol de Ucrania (FFA), Grigori Surkis, pidió hoy el "cese de toda especulación".

"Incluidos los rumores sobre una supuesta declaración del Señor (Ángel María) Villar (presidente de la Federación Española de Fútbol) que se habría dirigido a la UEFA con la propuesta de trasladar el torneo a España", afirmó.

Surkis añadió que se había puesto en contacto por teléfono con su homólogo español para poner fin a la polémica.

"Me dijo que eso eran tonterías y que no hizo ningún comentario a nadie", dijo.

El presidente de la FFA subrayó que durante la reunión celebrada el pasado 30 de junio en Nyon (Suiza) los dirigentes de la UEFA expresaron su satisfacción por la marcha de los preparativos de la Eurocopa en Ucrania y Polonia, países que organizan conjuntamente el torneo.

"Esa es y sigue siendo la postura oficial de la UEFA en relación con los resultados de los muchos años de trabajo de los países anfitriones. Ucranianos y polacos no escuchamos en los pasillos de la UEFA ninguna otra interpretación", apuntó.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Ucrania, Oleg Voloshin, aseguró que "el deporte es deporte, y la política es política", y llamó a no recurrir a métodos más propios de la "Guerra Fría" e intentar "convertir el deporte en un rehén de la política".

La propia oposición ucraniana es contraria al boicot político, al considerar que es una falta de respeto al pueblo ucraniano, aunque es partidaria de que durante sus visitas los líderes europeos no se reúnan con el presidente, Víctor Yanukóvich.

Mientras, la UEFA aseguró que "los países organizadores de los torneos son elegidos exclusivamente por criterios de desarrollo futbolístico".

"La UEFA cree firmemente que la independencia de consideraciones políticas es una absoluta necesidad para garantizar que a la gente siempre le quede el fútbol para jugar, soñar y animar, independientemente de la situación política en su país", señaló.

Además, el organismo futbolístico continental añadió que "no se inmiscuirá en los asuntos políticos internos" de Ucrania o Polonia.

A la polémica política se sumó la serie de atentados terroristas con bomba perpetrados la pasada semana en la ciudad oriental de Dniepropetrovsk, que dejaron una treintena de heridos.

"Tomaremos todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los visitantes y participantes en la Eurocopa", afirmó Alexandr Birsan, jefe de la comisión de seguridad de la organización del torneo.

El presidente ucraniano, al que Timoshenko acusa de orquestar personalmente la persecución de la oposición, tiene hasta el 9 de junio para responder al boicot.

Ese mismo día se disputará el primer partido de la Eurocopa en territorio ucraniano entre Dinamarca y Holanda, y será precisamente en la ciudad oriental de Járkov, en cuya prisión se encuentra confinada la carismática líder opositora.

La final de la Eurocopa se disputará el próximo 1 de julio en el Estadio Olímpico de Kiev.