Sonido activado
Sonido desactivado
18:53 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!18:53 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Uruguay es el nuevo campeón de la Copa América
Uruguay se consagró una vez más como campeón de la Copa América 2011 después de derrotar a Paraguay por 3 a 0 con goles de Diego Forlán y Luis Suárez. Los charrúas se conviertieron en la selección más ganadora del mundo con 15 Copa América, dos Mundiales y dos Juegos Olímpicos.


Las acciones de juego empezaron desde muy temprano, tan sólo al minuto dos, ya Uruguay llegaba a gol después de un tiro de esquina que derivó en una jugada confusa en la línea que fue salvada por Ortigoza con la mano. Era penal y expulsión para el paraguayo, pero el árbitro se hizo el desentendido y ratificó el pésimo nivel del arbitraje durante toda la copa.

Los charrúas siguieron demostrando cuál fue el mejor equipo de todo el torneo e hicieron que los diez minutos iniciales fueran una pesadilla para Paraguay, tanto así, que al minuto 11 llegó el merecido gol uruguayo. Luis Súarez hizo una linda jugada individual donde se deshizo de su marca y remató de zurda para darle la ventaja a su selección. 1 a 0 más que justo por lo demostrado en la cancha y por las opciones de gol.

Paraguay no hizo nada para empatar el partido y por el contrario se vio a la misma selección de toda la copa, la mezquina, sosa y aburridora, los guaraníes no generaban juego y mucho menos acciones de gol para intentar igualar el marcador. Sólo a los 15 minutos un tiro por encima de Haedo Valdéz fue lo único rescatable.

Promediando los 30 minutos de juego el partido calló en acciones fuertes y de mucho roce, de ahí salieron varias amarillas mostradas por el árbitro Fagundes, pero al final todo le seguía conviniendo a Uruguay que mantenía controlado el partido y de igual manera alejada a Paraguay del arco de Muslera.

El monólogo charrúa siguió, y las acciones de gol, eran netamente de color celeste, al minuto 32 llegó una excelente asistencia de Suárez para Forlán que al entrar al área definió pero Justo Villar salvaba a Paraguay.

Las cosas no cambiaron más, guaraníes sin saber cómo reaccionar ante la lección de buen fútbol demostrada por Uruguay, y los orientales, controlando y dominando el partido a su antojo. De estas acciones llegó el segundo gol del partido. Minuto 42, Arévalo recuperaba la pelota en el mediocampo y asistía de manera excelente a Forlán que de primera remataba y vencía a Villar. El arquero quedó inmóvil ante el fuerte remate del delantero del Atlético Madrid.

Así terminarían los 45 minutos iniciales. Un sólo equipo en la cancha proponiendo juego y haciendo los goles, y el otro, especulando y esperando si se le daban los penales desde el primer minuto, cosa ya imposible hasta este momento.

El segundo tiempo inició con una Paraguay más decida a por lo menos descontar en el marcador, pero no lograban dar el puntazo final. Sólo a los 8 minutos, a través de Haedo Valdéz, llegaba la jugada más peligrosa, hasta el momento, de todo el partido para la albirroja. El delantero remataba de volea pero la pelota era tocada por Muslera y al final el disparo daba en el horizontal.

El partido volvió a entrar en un lapsus de poco juego en ataque y más bien de mucha pelota disputada en el mediocampo. Esto hizo las cosas más fáciles para Uruguay que veía como pasaba el tiempo y como cada vez quedaba menos para el título.

Tan sólo al minuto 73 llegó nuevamente un ataque charrúa, que se acordó de cómo jugó en el primer tiempo. Eguren dispara dentro del área pero de manera espectacular el arquero paraguayo desvía al tiro de esquina. Después de eso el partido fue de trámite; Paraguay no encontró la manera de hacerle daño a la defensa uruguaya y el tiempo se fue consumiendo.

Pero ya terminando el partido llegó la frutilla del postre, contragolpe letal de La Celeste; Suárez asiste a Forlán de cabeza y el delantero define de manera sutil ante la salida de Villar, llegaba el 3 a 0 y empezaba la celebración en las tribunas gracias a un equipo que demostró gran juego y eficacia en casi todos los partidos que disputó en la copa.

El árbitro brasileño dio por terminado el partido, y de esta manera, Uruguay se consagró por decimoquinta vez campeón de América. Gracias a los charrúas se venció al antifútbol practicado por Paraguay.

Fuente: www.pasionsports.com