Sonido activado
Sonido desactivado
04:17 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!04:17 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Uruguay eliminó a Argentina y clasificó a semifinales
Uruguay derrotó a Argentina 5-4 en tiros desde el punto del penal, y clasificó a semifinales de la Copa América 2011, instancia en la que jugará frente a Perú, que más temprano eliminó a Colombia. En la tanda de penales, Muslera se hizo gigante, atajó el penal de Tevez y Cáceres definió la serie.


Santa Fe recibió a estadio colmado a argentinos y uruguayos, que se encontraban en la instancia de cuartos de final de la Copa América por primera vez en la historia y no se trataba de un encuentro más. Quien ganase, no sólo accedería a semifinales, sino que pasaría a liderar la serie en enfrentamientos ganados por Copa América con 14.

Ambos saltaron al perfecto césped de Santa Fe con el mismo registro copero hasta el momento, dos partidos empatados y uno ganado.

Partido vibrante, emotivo, emocionante, jugado con toda la sangre que requiere un clásico, nos regalaron Argentina y Uruguay esta noche en Santa Fe. Desde el comienzo mismo, los dirigidos por Batista, salieron a apropiarse del balón en todos sectores del terreno, sin embargo, en esa disputa generada por la eficiencia y la eficacia, fue Uruguay quien pegó primero.

Iban 5 minutos, la gente no se terminaba de acomodar, y tras un brillante centro cobrado por Forlán, Cáceres peinó en asistencia a Diego Pérez y este empujó para batir a un Romero descolocado que nada tuvo que ver. Pese al duro golpe que sufrió el equipo argentino, nada cambió en su ideología y plan de juego.

Con Messi y Gago otra vez de directores de orquesta, la selección albiceleste pobló el campo uruguayo y fue a buscar con el ya reconocido orden táctico el empate. Corría el minuto 17, cuando el mejor jugador del mundo, Lionel Messi, inició una corrida por derecha, se deshizo de Cáceres y Pereira, realizó su recorte clásico y habilitó de forma exquisita a Higuaín, que colocó un fenomenal frentazo indetenible para Muslera.

El partido se equilibraba en el resultado y Argentina iba por más ante una Uruguay que no hacía pie al ritmo impuesto por Argentina y que para peor, sufriría un cachetazo promediando el primer tiempo. De héroe a villano.

El autor del gol, Diego Pérez, fue víctima de su conocida sangre propia, que esta vez lo traicionó. Había sido correctamente amonestado en el comienzo por pisar a Mascherano, y a la salida de una contra argentina, obstruyó a Gago y fue bien expulsado.

Desde el arbitraje añadir que tuvo una buena tarea, acertando en la anulación de un gol para Argentina y otro en favor de Uruguay. Los comandados por Tabárez no fueron ni la sombra de lo que se esperaba durante la primera parte, aunque crearon peligro desde la pelota parada. Se bajaba el primer telón y Lugano cabeceó con destino al travesaño.

La segunda mitad fue una réplica en cuanto a la primera, Uruguay armado atrás, generando peligro a través de pelotazos siempre bien trabajados por sus receptores, Forlán y Suárez, y Argentina tomando el papel protagónico de las acciones.

Más allá de la expulsión sufrida en la primera mitad, la garra charrúa se ordenó bien atrás, redujo los ataques argentinos y cuando necesitó de Muslera, que tapó un derechazo de media vuelta excepcional de Higuaín, y una tremenda doble acción tras un tiro libre de Tevez, cumplió con su equipo.

A falta de cinco minutos, el capitán argentino Javier Mascherano vio la segunda amarilla, se fue expulsado y eso fue un golpe anímico enorme para la celeste, que pudo haber ganado el partido en la última jugada, luego de una magnífica jugada de Suárez, que volvió loco a Milito y Burdisso, y terminó en centro para el cabezazo errático de Forlán.

Con el empate consumado las acciones se fueron al alargue, como para crearle más dramatismo a un partido que ya en dicha instancia estuvo para cualquiera. Primero Álvaro Pereira remató fuerte desde la derecha, tiro que se fue rozando el ángulo.

Por el lado argentino lo tuvo Higuaín, quien recibió un gran pase de Zanetti y disparó fuerte cruzado un remate que dio en el palo y el cuerpo de Muslera. La segunda etapa complementaria fue un poco más cerrada y no se observaron jugadas claras de gol pero si la constante del partido, Argentina proponiendo y Uruguay apostando al contra ataque.

Ya con Messi agotado y una celeste que pareció terminar mejor en lo físico, llegaron los invitados nunca gratos, los penales. En esa instancia, Muslera se hizo inmenso y cuando la serie estaba 2-2 le atajó el penal a Tevez para que luego Scotti marcara la ventaja.

Posteriormente pateó Pastore, que anotó, pero Gargano le volvió a dar la ventaja a Uruguay. Llegaba el momento de Higuaín, que tenía que marcar para seguir soñando y lo hizo, por ende, la responsabilidad cayó en los pies de Cáceres, quien la tomó como tal, convirtió y colocó a la selección de Tabárez en semifinales. Bien por Uruguay que eliminó a la Argentina y ahora jugará ante Perú su pase a la final.

Fuente: www.enoriente.com