Sonido activado
Sonido desactivado
03:23 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!03:23 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
México y Uruguay disputarán el título del Mundial Sub-17
Julio Gómez, que minutos antes había retornado a la cancha con un voluminoso vendaje en la cabeza tras una lesión sufrida en la jugada de la anotación del empate, hizo un espectacular gol de chilena en el último minuto, para darle a la selección de México un triunfo de 3-2 sobre Alemania y el pase a la final del Mundial Sub-17 México 2011.

México, cuyo único campeonato mundial de la Fifa lo logró en el Mundial Sub17 de Perú 2005, se enfrentará a Uruguay, que horas antes despachó a Brasil 3-0. El partido será el domingo en el Estadio Azteca de la capital mexicana.

Alemania había dado la vuelta al marcador para ponerse arriba 2-1 tras la anotación de Emre Can a los 60 minutos, y los aficionados mexicanos en la ciudad norteña de Torreón vieron sobrevolar una nube sombría de malos recuerdos en partidos contra Alemania, incluyendo dos eliminaciones en la máxima categoría del Mundial.

Pero el equipo dirigido por Raúl Gutiérrez tenía planeado cambiar la historia y darle a México su primer triunfo oficial contra la potencia europea. A los 76 minutos, Jorge Espiricueta cobró un tiro de esquina que terminó en las redes tras golpear el segundo poste, para un gol olímpico que empató el partido. En la misma jugada, Gómez trató de rematar la pelota y en el intento sufrió un violento choque de cabeza con el alemán Samed Yesil.

El mediocampista del Pachuca, único de la escuadra mexicana con experiencia de Primera División, estuvo derribado en el campo por varios minutos mientras le cubrían la herida con un vendaje prominente.

Minutos después, Gómez se levantó y pidió su regreso al campo ante los aplausos de los espectadores. México ya había agotado sus tres cambios, por lo que Gómez no podía ser reemplazado.

A los 89 minutos, una hábil jugada individual de Marcelo Gracia fue salvada por el portero alemán Odisseas Vlachodimos, que envió a tiro de esquina, y de éste se originó el gol que todo futbolista sueña, un tanto de chilena, en el último minuto, tras sufrir una lesión, que valió el pase a una final mundialista.

El centro de Espiricueta fue peinado por un jugador mexicano y Gómez, que ya había anotado de cabeza a los 3 minutos del partido, midió la pelota en el aire y de espalda al arco se elevó para conectar con el pie derecho. Su remate fue directo a la base del segundo poste, en una anotación de antología.

Alemania presionó en el tiempo agregado pero no encontró ya el gol de la igualada que hubiera forzado los tiros penales.

Tras el gol tempranero de Gómez, Yesil hizo el sexto de su cuenta en el Mundial a los 10 minutos, con un tiro arrinconado desde fuera del área para el 1-1. Luego vino el segundo tiempo lleno de drama y una victoria mexicana que revierte una historia de seis derrotas contra Alemania en Mundiales, incluyendo Sub20 y Femenil, y Copa Confederaciones.

En Guadalajara, el renovado protagonismo del fútbol de Uruguay tuvo otro momento memorable cuando la selección sub17 de ese país goleó 3-0 a Brasil.

Elbio Álvarez, Juan San Martín y Guillermo Méndez marcaron los goles de la Celeste, el primero de ellos de penal, y la defensa charrúa no dio libertades para que Uruguay llegara a su primera final mundialista en 14 años.

Brasil realizó 27 tiros a gol, pero de ellos sólo cinco fueron al arco. Uruguay, en cambio, hizo apenas 10 disparos, cinco de ellos al arco y tres fueron goles.

Álvarez convirtió por el centro el penal marcado tras la falta del portero Charles sobre Rodrigo Aguirre a los 20 minutos. San Martín definió con un disparo de derecha a los 72 minutos tras gran acción de su compañero Guillermo Méndez, quien selló el marcador a los 95 minutos en un contragolpe.