Sonido activado
Sonido desactivado
21:33 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!21:33 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Chile ganó a México y lidera el Grupo C de la Copa América
El juego bonito rindió frutos y Chile remontó un marcador adverso para vencer 2-1 a México y apoderarse del liderato del Grupo C de la Copa América 2011. Chile encabeza el Grupo C con tres puntos, seguido por Uruguay y Perú que empataron 1-1 a primera hora.


Los chilenos se vieron abajo en el marcador a los 41 minutos, cuando Néstor Araujo abrió la cuenta con un cabezazo que engañó al arquero Claudio Bravo.

A pesar de la desventaja, el equipo de Claudio Borghi mantuvo su idea de atacar con juego asociado, y empató a los 66 minutos con un gol de Esteban Paredes y luego se fue arriba a los 72 con otro de Arturo Vidal.

Las dos anotaciones chilenas se quedaron cortas para plasmar el dominio chileno, la Roja, un equipo que llegó armado al torneo gracias a una base sólida que dejó instalada el predecesor y compatriota de Borghi, Marcelo Bielsa.

México, en cambio, vino a Argentina con un plantel sub22 que además sufrió en días recientes la baja de varios titulares por un caso de indisciplina, al ingresar prostitutas en el hotel en el que estaban concentrados luego de un partido amistoso que vencieron 1-0 a Ecuador en Quito.

La inexperiencia de los jugadores mexicanos fue evidente en todo el encuentro, especialmente por la falta de asociación a la hora de atacar y los intentos de Giovani Dos Santos, su gran figura, de encarar solo contra todos.

Chile, en cambio, fue una máquina bien aceitada, con un incansable Alexis Sánchez como motor y eje.

El delantero del Udinese, en la mira del Barcelona y otros clubes grandes de Europa, recuperó balones en medio campo, encaró constantemente, se asoció a la perfección con Mauricio Isla y Humberto Suazo, y en general fue una pesadilla para la zaga.

Pero falló a la hora de definir, ya que pudo abrir el marcador a los cinco minutos, pero remató apenas desviado en un mano a mano con el portero Luis Michel.

Cuando Chile dominaba y parecía que su gol era cuestión de tiempo, México pateó un tiro libre, Araujo recibió un pase y, con cabezazo mandó la pelota por encima de Bravo. El arquero y capitán de la Roja pareció reaccionar tarde y lanzó un manotazo, pero el balón ya lo había superado.

El tanto en contra pareció darle aún más energías a los chilenos, que salieron con todo en el complemento.

Curiosamente, la anotación chilena no llegó por su juego de conjunto sino en una jugada algo fortuita, ya que la pelota le quedó a Paredes tras un par de rebotes en el área y el delantero la empujó cerca de la raya.

Chile selló la victoria poco después con un magnífico cabezazo de Vidal en un tiro de esquina de Matías Fernández.