Sonido activado
Sonido desactivado
21:10 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!21:10 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Argentina empató con Bolivia en el partido inaugural
Las bajas temperaturas parecen haber hecho efecto en el encuentro inaugural de esta Copa América 2011, donde el anfitrión Argentina jugó un pobre partido y no pasó del empate frente a Bolivia, que festejó la igualdad al nivel de un triunfo y mira con mucho optimismo sus restantes encuentros, frente a Costa Rica y Colombia.


El frío se apoderó del juego de Argentina. Pese al favoritismo por la localia y la calidad de sus jugadores, Argentina no hizo pie en la primera mitad, con escasas llegadas de peligro, en donde predominaron el desorden y la mala puntería sus delanteros. Messi, de opaca actuación en general, tuvo ráfagas de fútbol y solo ofreció asistencias, que no fueron bien aprovechadas por Lavezzi o Tévez adelante y Argentina no pudo hacer efectiva en el marcador la superioridad en el manejo del balón.

Bolivia, por su parte, se plantó bien en el campo de juego, con un orden defensivo en base a la muralla de volantes que impuso con el fin de asfixiar la salida y parar a los creativos de Argentina, lo que le dio sendos resultados y les permitió gozar de un puñado de llegadas a la portería "albiceleste", defendida por Romero. Todo esto coronó un muy buen primer tiempo del seleccionado del altiplano.

Pero la sorpresa en la helada noche de La Plata, no obstante, estaría reservada para el comienzo de la segunda mitad. Tras un corner desde la izquierda, Edilvado Rojas hizo un rabona que engaño a Banega y al arquero Romero, y el balón entró tímido por debajo de las piernas del primero para el 1-0 parcial visitante, ante el asombro de los casi 50 mil espectadores que habían asistido a ver una fiesta de celeste y blanca.

Tras el mazazo, Argentina se volcó al ataque con más ímpetu que fútbol, pero sus llegadas se diluían frente a la pegajosa marca de Bolivia, que con el pasar de los minutos empezó a creer en el milagro. Rápido, Batista sacó a Lavezzi y dio el ingreso de Sergio Agüero, quien le cambió la cara al equipo argentino y marcó el empate a los 76 minutos. Pero la frescura duró poco y pronto el joven delantero se mezcló en el juego sin rumbo de sus compañeros, que no pudieron quebrar, quizá, lo que fue la mejor actuación de un seleccionado boliviano como visitante en años.

Fuente: www.ca2011.com