Sonido activado
Sonido desactivado
01:20 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!01:20 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Santos derrota a Peñarol y se corona campeón de América
Santos de Brasil se coronó campeón de la Copa Libertadores de América 2011 tras imponerse 2-1 al uruguayo Peñarol, en el partido de vuelta de la final, en el estadio Pacaembú de Sao Paulo.

Por Santos, Neymar abrió el marcador al minuto del complemento y Danilo anotó el segundo a los 23. El descuento fue un autogol de Durval (34 ST).

Pero la fiesta se empañó. Tras el pitazo final del árbitro Sergio Pezzotta, los hinchas de Santos y jugadores de Peñarol se enfrascaron en una dura pelea. Los aficionados saltaron a la cancha para provocar a los uruguayos.

De las palabras pasaron a las patadas y el descontrol fue total, pues los jugadores del Santos también se involucraron en la gresca. Los golpes iban y venían y la Policía no podía contener la situación.

Luego de unos 10 minutos de batalla campal, llegó la calma y Santos pudo festejar, por fin, la obtención de su tercera corona continental, un título que no alcanzaba desde 1963, cuando Pelé era la figura del 'Peixe'.

"Como en la era de Pelé este equipo será recordado como un equipo que hizo historia", afirmó el capitán del Santos, Edú Dracena, luego de alzar el trofeo.

"Yo he ganado varios títulos en Brasil, pero los hinchas siempre me estaban recordando ganar la Copa Libertadores. Era una carga... Ganamos porque fuimos el mejor equipo", dijo al término del partido el técnico de Santos, Muricy Ramalho, quien con Sao Paulo había perdido la final del torneo en el 2006.

"Hicimos historia, estoy muy feliz", afirmó Neymar en medio de las lágrimas al final del compromiso.

El encuentro se disputó ante unos 40.000 espectadores en el Estadio Pacaembú en Sao Paulo, y contó con el arbitraje del argentino Sergio Pezzotta.

Al final del encuentro ambos equipos se enfrentaron en una riña dentro del campo de juego. "Entró un hincha y provocó. Eso generó la violencia", dijo el atacante argentino de Peñarol Alejandro Martinuccio.

La final enfrentó a los dos primeros clubes en alcanzar el título en el certamen, reeditando la definición de 1962 cuando Santos alzó el trofeo e impidió al conjunto uruguayo sumar su tercera corona seguida.

Santos buscó decidir el partido desde el comienzo y se acercó al gol con un cabezazo apenas desviado del defensor Durval, a los 3', y luego a los 8' con un potente remate de Elano que desvió con esfuerzo el meta visitante Sebastián Sosa.

Sin embargo, el local no se descuidó defensivamente ante un conjunto uruguayo de reconocida estirpe copera, que obtuvo fuera de casa las cinco coronas que luce en la competencia.

Frente al juego veloz y asociado del equipo paulista, Peñarol opuso un fútbol ordenado y de lucha que llevó la disputa del encuentro al mediocampo, consiguiendo anular el circuito ofensivo del Santos, formado por el volante Paulo Henrique Ganso y los atacantes Neymar y Zé Eduardo.

Santos sólo volvió a llevar riesgo con un tiro libre de Elano que desvió el meta Sosa a los 31', y luego con opciones que desaprovecharon los zagueros Léo y Durval. Peñarol, en tanto, sólo había llevado relativo riesgo con un zurdazo desviado de Martinuccio, a los 26'.

A poco de iniciado el complemento, Ganso -quien volvió al equipo tras cerca de un mes y medio de inactividad- y el volante Arouca realizaron una rápida combinación que terminó Neymar con un remate bajo que sorprendió a Sosa y dio la ventaja al equipo paulista. Danilo aumentó el marcador para Santos tras eludir al defensor Darío Rodríguez y vencer a Sosa con un remate cruzado.

Sin embargo, los cambios ofensivos dispuestos por el técnico visitante Diego Aguirre dieron fruto, porque a diez minutos del final el recién ingresado Fabián Estoyanoff envió un centro que se desvió en Durval para dejar en suspenso el desenlace del partido. Santos pudo sellar una goleada en los minutos finales, pero Ganso desperdició una inmejorable opción y luego Neymar estrelló un suave toque en uno de los postes del arco rival.

El conjunto brasileño había estado cerca de alcanzar el título en el 2003, pero cayó en la final con Boca Juniors.