Sonido activado
Sonido desactivado
21:34 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!21:34 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Rusia y Qatar serán sede de los Mundiales de 2018 y 2022
Rusia y Qatar organizarán respectivamente los Mundiales de Fútbol de 2018 y 2022, tras ser elegidos este jueves en Zúrich por el Comité Ejecutivo de la FIFA, llevando por primera vez el torneo a Europa Oriental y el Golfo Pérsico, y sorprendiendo a los favoritos.

Rusia, pese a no contar con la presencia de su primer ministro Vladimir Putin en Zúrich, ganó a los dos favoritos en la lucha por 2018, Inglaterra y la conjunta de España y Portugal, mientras que Bélgica y Holanda, la cuarta en competición, acudía con pocas posibilidades.

Qatar, por su parte, se convertirá en el país más pequeño de la historia en recibir un Mundial, al ser elegida para albergar el torneo de 2022, superando en la votación de los 22 miembros del Comité Ejecutivo de la FIFA, a Estados Unidos, Australia, Japón y Corea del Sur.

El gran derrotado de la jornada fue Inglaterra, que había realizado una presentación muy profesional, y había desplazado a Zúrich a una delegación de lujo, con el Príncipe Guillermo, el primer ministro David Cameron y el futbolista David Beckham para hacerse con el Mundial de 2018.

Los Mundiales de 2018 y 2022 se disputarán en el país más grande del mundo (Rusia) y en uno de los más pequeños (Qatar), en dos áreas que nunca habían recibido antes el Mundial, lo que se inscribe dentro del afán de la FIFA de llevar el torneo a nuevas regiones.

"Vamos a nuevas tierras. Oriente Medio y Europa del Este estaban esperando esto. Soy un presidente feliz, muchas gracias a todos", afirmó el presidente de la FIFA, Joseph Blatter. Esa tendencia comenzó en Corea del Sur y Japón en 2002 y siguió en Sudáfrica en 2010 y Brasil en 2014.

La decisión fue recibida con críticas, sobre todo en los países derrotados que recibieron el apoyo del comité técnico de la FIFA.

"No sé cómo funciona eso, todo lo que puedo decir es que en ocasiones, en la vida, se ha visto muy a menudo en partidos de fútbol, no siempre gana el mejor", afirmó David Dein, miembro de la candidatura inglesa.

"Sobran las visitas de los técnicos que hacen unas evaluaciones porque si al final la decisión es por una cuestión de mundialidad del fútbol, entonces lo mejor es: se viene a la votación directamente y se ahorra la FIFA un dinero a personas que han estado por ahí un mes y medio visitando nueve países", dijo Luis Miguel López, responsable de la candidatura ibérica.

Las posibilidades de Rusia y Qatar se habían incrementado en las últimas jornadas, cuando hasta hace poco tiempo se anunciaba una lucha entre Inglaterra y España/Portugal por el Mundial de 2018 y de Estados Unidos, Australia y en menor medida Japón y el país del Golfo Pérsico por el de 2022.

Las jornadas previas a la votación estuvieron salpicadas por denuncias de presunta corrupción en el seno del Comité Ejecutivo de la FIFA, tras investigaciones de la prensa británica, que en opinión de la candidatura inglesa pudieron perjudicar a los intereses de su país.

De hecho, Inglaterra sólo recibió dos votos en la primera ronda de la votación, cayendo a las primeras de cambio.

En la votación pudo haber represalias a Inglaterra por parte de algunos miembros del comité ejecutivo, dispuestos a vengarse contra su candidatura, la más sólida para 2018 con la de España/Portugal, según el informe del grupo de evaluación de la FIFA.

Rusia organizará el primer Mundial de la historia en Europa Oriental, dejando a Inglaterra, que lo había recibido en 1966, y España, que se presentaba con Portugal, y que lo albergó en 1982, sin una segunda oportunidad.

"Ya hubo diez Mundiales en Europa Occidental y ninguno en Europa Oriental. En nuestra área empezó una nueva era con la caída del Muro de Berlín en 1989. Con un Mundial en Rusia se caerá otro muro simbólico para iniciar un nueva era en el fútbol", afirmó Vitaly Mutko, ministro de Deportes ruso.

El gran problema de Rusia es su falta de infraestructuras, tanto deportivas como turísticas y de transporte. Alexey Sorokin, director general de la candidatura, afirmó que Rusia puede hacer frente a este problema.

Por su parte, Qatar, un pequeño país del Golfo Pérsico, de apenas 1,5 millones de habitantes, hizo valer su poder económico, por sus reservas de petróleo y gas.

El pequeño estado asiático debe construir todos sus estadios. De los 12 que albergarán el Mundial, diez de ellos estarán en un radio de 30 kilómetros.

Los estadios serán desmontados tras el Mundial y regalados a países en desarrollo con pocas instalaciones deportivas.

El calor es un factor negativo, con temperaturas que pueden llegar hasta los 45 grados centígrados en junio y julio, los meses en los que se disputa el Mundial.

"Una las cosas equivocadas que se han dicho sobre nosotros es que hace mucho calor. Hubo varios torneos con climas parecidos al de Qatar. Fue difícil hacer ver que existía un error en esa apreciación", señaló el jeque Mohamed Bin Hamad Al Thani, responsable de la candidatura.

Para luchar contra el calor, el comité de organización destaca su experiencia en otros eventos y propone estadios climatizados de nueva generación, que funcionan con energía solar.