Sonido activado
Sonido desactivado
03:21 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!03:21 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Los 'Bleus' llegan a Francia bajo fuertes medidas de seguridad
Tras su eliminación en la primera ronda del Mundial de Sudáfrica, la selección francesa de fútbol llegó este jueves al aeropuerto de Le Bourget, al norte de París, protegida por un gran despliegue de seguridad, la presencia de muchos periodistas y poco público.

El avión amarillo y azul de la compañía Europe Airpost aterrizó en la periferia de la capital francesa a las 11h50 locales (9h50 GMT), con los jugadores de la selección.

Thierry Henry puso rumbo inmediatamente hacia el Palacio del Elíseo en un coche oficial que le esperaba y que había sido puesto a su disposición por la Presidencia de la República, mientras que Franck Ribery viajó el mismo día a Múnich, donde el viernes será operado de una ingle.

Florent Malouda no viajó en ese vuelo y llegó este jueves por la mañana a Londres.

El traslado de los jugadores hacia la salida VIP del aeropuerto se realizó escoltado por agentes de seguridad. Desde primera hora de la mañana, vehículos de la Policía y la Gendarmería se trasladaron a la terminal del aeropuerto de Le Bourget para evitar cualquier incidente en el recibimiento del equipo.

El regreso a casa de los 'Bleus' no levantó ninguna expectación entre los hinchas, sin apenas público para ver a los jugadores. Un empleado de la ciudad vecina de Dugny, Shérif Amdi, de 32 años, estaba allí para reprochar al equipo la mala actuación en Sudáfrica. "Han manchado la camiseta francesa", apuntó a la prensa.

En el plano político, las autoridades habían convocado una reunión de crisis para analizar la situación de la selección. El presidente de la República, Nicolas Sarkozy, abordó el fracaso con su primer ministro, François Fillon, la ministra de Deportes, Roselyne Bachelot, y la secretaria de Estado para el Deporte, Rama Yade, tras una actuación catastrófica que ha desatado críticas en todo el mundo.

Henry, con 123 partidos con los 'Bleus' y 51 goles, se dispuso a abordar el fracaso con Sarkozy en la sede de la Presidencia del país. Para el jugador del Barcelona, Sudáfrica 2010 fue su cuarto Mundial con la selección y seguramente el último de su carrera como jugador.

Francia cayó eliminada el martes como colista del grupo A, tras un pobre balance de un empate (Uruguay 0-0) y dos derrotas (México 2-0 y Sudáfrica 2-1), pero su estancia en el Mundial estuvo marcada además por sus problemas internos.

El sábado, estalló un escándalo al publicarse en la prensa que Nicolas Anelka había insultado duramente al seleccionador, Raymond Domenech, lo que motivó la expulsión del grupo del atacante del Chelsea y, un día más tarde, la negativa de los jugadores a entrenarse como medida de protesta por esa decisión.