Sonido activado
Sonido desactivado
22:37 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!22:37 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Ghana firma de penal ante Serbia el primer triunfo africano
Ghana firmó el primer triunfo africano del Mundial de Sudáfrica 2010, tras imponerse por 1-0 a Serbia en su estreno en el Grupo D, en un partido lleno de alternativas y que se decidió con una diana de penal de Asamoah Gyan en el minuto 85.


Con estos tres puntos, las 'Estrellas Negras' se perfilan ya como el gran rival de Alemania, que lidera la llave tras golear 4-0 a Australia, y asestan un zarpazo que podría ser mortal al equipo con el que teóricamente debería disputarse la segunda posición.

"Ha sido un partido muy, muy difícil, con una lucha de estilos muy diferentes. Teníamos que estar concentrados durante 90 minutos y respetar nuestra táctica hasta el final", comentó tras el partido el entrenador serbio de los ghaneses, Milovan Rajevac, que se midió a sus compatriotas.

Los europeos pudieron al menos consolarse con un dato para la historia: Dejan Stankovic logró el insólito récord de disputar tres Mundiales con tres camisetas diferentes, tras jugar con Yugoslavia en Francia-1998 y Serbia y Montenegro en Alemania-2006.

"Me hace feliz (el récord), pero me habría gustado más si hubiéramos ganado. Está bien haber participado en tres Mundiales, pero es mejor conseguir en ellos buenos resultados", dijo, visiblemente contrariado.

Los ghaneses se estrellaron a menudo contra el muro de los europeos, pero en la segunda mitad aprovecharon un penal, tras una mano de Zdravko Kuzmanovic, para superar a una Serbia que jugó con diez hombres el último cuarto de hora, tras la expulsión de Aleksandar Lukovic (74).

En la primera mitad, los dos salieron con la obsesión de evitar cualquier error atrás y tan solo las acciones a balón parado permitían llegar con cierto peligro a los dominios del rival.

Tras un disparo de falta de Asamoah Gyan (3) y un remate de cabeza de John Mensah (19) que terminaron fuera por poco, fue por contra un serbio, Aleksandar Kolarov, de la Lazio italiana, quien dispuso de la ocasión más clara, con una falta al borde del área que rozó de nuevo el palo (29).

En la segunda, el juego se animó y los ghaneses provocaron problemas por las bandas, que permitieron al equipo disponer de dos claras ocasiones en apenas cinco minutos, con remates de cabeza de André Ayew (53) y Asamoah Gyan (59), éste último terminando en el palo.

El volante del Standard Lieja, Milan Jovanovic, fue de los pocos en intentar una reacción de los serbios, pero la expulsión de Lukovic animó a Radomir Antic a remodelar la defensa, retirando a Jovanovic y dando entrada al central Neven Subotic, para apuntalar la zaga.

Fue precisamente ahí cuando Serbia tuvo su mejor ocasión con un pase de la muerte en el que falló primero Marko Pantelic y Milos Krasic, solo, tiró al medio, sin problemas para Richard Kingson, que celebró a lo grande su 32 cumpleaños.

Con el partido totalmente loco, con ocasiones de portería a portería, pero una mano en el área de Zdravko Kuzmanovic fue castigada con un penal que Gyan no desperdició, para conseguir el único tanto del partido, a cinco minutos del final.

En la recta final, el propio Gyan pudo ampliar su cuenta con un disparo cruzado que se fue al palo en el 89, pero su equipo cumplió con creces el objetivo de comenzar ganando en Sudáfrica y demostró que es una formación compacta y con instinto matador, más allá de la baja de Michael Essien.

"Por supuesto es un golpe duro comenzar con una derrota, pero todavía nos quedan dos partidos por jugar y por ganar", admitió el serbio Antic, que estimó que la expulsión "costó cara" a su equipo.