Sonido activado
Sonido desactivado
19:58 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!19:58 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
Brasil, España y Messi, las estrellas con más brillo
A diez días del inicio del Mundial de Sudáfrica, que comienza el 11 de junio, Brasil y España aparecen como máximos favoritos al título, mientras que Lionel Messi buscará su consagración total como el mejor del planeta con la Argentina de Diego Maradona.

Los campeones sudamericanos y europeos, primero y segundo de la clasificación de la FIFA, respectivamente, además de Argentina, tendrán otros obstáculos importantes en su camino a la gloria, como la Inglaterra de Fabio Capello, empujada en el campo por su goleador Wayne Rooney.

"Si no llegamos a la final para mí será un fracaso", confesó el técnico italiano, arquitecto del elenco inglés que irá por su segunda corona mundial tras 44 años de angustias.

Para soñar con el hexacampeonato, los auriverdes de Dunga y Kaká deberán esquivar la trampa del 'grupo de la muerte', el G, en el que están encuadrados en la primera ronda, con un examen durísimo frente a la Portugal de Cristiano Ronaldo, aún en deuda con la 'Seleçao' de Carlos Queiroz, y motivado para pelearle el Balón de Oro a Messi.

Corea del Norte suena a relleno, pero Costa de Marfil, con el viejo zorro Sven-Goran Eriksson en el banquillo y sus astros 'europeos', liderados por Didier Drogba, es la amenaza africana que incluso el seleccionador español Vicente del Bosque señaló como "candidato al título".

La 'Roja', con Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Gerard Pique y David Villa, base del futuro FC Barcelona, deberá confirmar la candidatura española y para ello deberán empezar contra Suiza, Honduras y Chile, que regresa a una Copa del Mundo tras 12 años, empujados por el 'efecto Bielsa'.

Aunque la victoria pírrica sobre Arabia Saudí (3-2) el sábado y un fallo de Iker Casillas han hecho saltar las alarmas.

Un escalón por debajo aparece en la lista de favoritos Italia, defensora del título que va por su quinta corona mundialista, para igualar el récord de Brasil, con la ?vieja guardia? de Marcello Lippi, la base que se hizo con el título hace cuatro años.

Paraguay, extrañando al delantero Salvador Cabañas, que recibió un disparo en la cabeza en México hace unos meses, pero confiando en su crack Roque Santa Cruz, será la primera y prácticamente la única prueba de fuego en la primera ronda para Italia, pues Nueva Zelanda y Eslovaquia suenan a relleno del Grupo F.

La tricampeona Alemania, presente en 7 de las 18 ediciones previas, de las que ganó tres, parece haber bajado sus pretensiones tras confirmarse la ausencia por lesión de su ?kaiser? Michael Ballack.

En el Grupo D en el que estarán los germanos, Ghana parece ser el mayor escollo, aunque no podrá contar con su estrella, Michael Essien, lesionado.

Otro equipo a tener en cuenta es Holanda, que junto a España hizo pleno de triunfos en las eliminatorias y cuenta con un potencial ofensivo de lujo gracias a Arjen Robben, Robin van Persie y Wesley Sneijder, motivado tras ganar la triple corona con el Inter de Milán (Copa-Liga-Champions) este año.

El Mundial se abrirá con lleno total en el estadio Soccer City con el duelo entre Sudáfrica, entrenada por el brasileño Carlos Alberto Parreira, quien alcanzará el récord de dirigir en seis ediciones, y México, dentro del Grupo A, que será uno de los más competidos, ya que lo completarán dos campeones mundiales como Uruguay y Francia.

A nivel individual, este Mundial constituye todo un examen para el argentino Messi, ganador de todo con el Barcelona en 2009, además de haberse llevado a título personal el Balón de Oro y el premio de la FIFA, a lo que se ha unido este año la Bota de Oro de máximo goleador de los campeonatos europeos.

"Para ser leyenda tengo que ganar el Mundial", ha reconocido el rosarino de 22 años.

La Pulga quiere instalarse en el Olimpo de los reyes del fútbol junto a Pelé y Maradona, su seleccionador, que también quiere hacer historia para igualar a Mario Lobo Zagallo y Franz Beckenbauer, únicos campeones mundiales como jugador y entrenador, algo que también busca Dunga con Brasil.