Sonido activado
Sonido desactivado
06:41 | ¿No es tu hora local? Cámbiala!06:41 | ¿No es tu hora?
[Cancelar]
  
 
El Barcelona tendrá un largo viaje a Milán en autobus
El cuerpo técnico y la dirección deportiva del Barcelona decidieron viajar a Milán en autobús para afrontar la ida de las semifinales de la Copa de Europa frente al Inter toda vez que la erupción y la consiguiente nube de ceniza del volcán de Eyjafjalla (Islandia) ha anulado casi todo el tráfico aéreo europeo.

En una reunión de emergencia, la cúpula del Barça se reunió el domingo por la noche para dilucidar cuándo partir hacia la capital lombarda. Se apostó por ayer, nada más concluir el entrenamiento, para no arriesgarse, para evitar un sobresalto de última hora. Descartada la opción de ir en tren -está prevista una huelga ferroviaria en Francia-, se barajó la posibilidad de volar hasta el aeropuerto de Pisa o el de Roma para luego completar el recorrido por carretera.

Posibilidades frustradas de buena mañana por la densa nube de ceniza. Así que dos autobuses -uno para el cuerpo técnico y otro para los futbolistas junto al médico del equipo y Pepe Costa, de la oficina de atención al jugador- salieron de la Ciudad Deportiva a las 14.30, ya comidos y con las maletas más llenas de lo habitual. "Revistas, cartas, Ipods, libros, varias PSP y ordenadores portátiles para poner películas", entre ellas Invictus, desvelaron desde los vehículos. Todo para hacer más ameno el viaje, los 985 kilómetros hasta Milán. "En el tiempo que pasas en el autobús haces más piña. Ojalá nos sirva para estar más unidos", sugirió Busquets.

En Barcelona sólo se quedaron Iniesta, recuperándose de una lesión muscular, y Chigrinski, que no puede jugar el torneo europeo porque ya disputó la previa con el Shakhtar Donetsk, ucranio. Así, Pep Guardiola se llevó a 20 jugadores y completó la lista con el joven central Fontàs y cuatro chóferes, que se alternarían en la conducción, por más que el equipo no se detuviera en ninguna área de servicio hasta la entrada de Niza.

El trayecto de ayer, hasta Cannes,hasta el hotel Martínez, donde se celebra el festival cinematográfico, fue como la seda, por más que encontraran un poco de atasco a la salida de Montpellier. Unas ocho horas de viaje.

Tras el desayuno de hoy, el equipo cubrirá los 350 kilómetros restantes para entrenarse por la tarde en San Siro, el estadio del Inter. "A estas alturas de la temporada, ni el viaje ni la acumulación de partidos son excusa. Iremos a por todas, a ganar", dijo Busquets. Y remató: "Las horas de carretera no nos va a afectar porque la ambición y las ganas pueden con todo".

Tampoco menguará la ilusión de Joan Laporta, el presidente del Barça, que el jueves por la tarde, tras una reunión de trabajo, se desplazó en coche desde Ámsterdam hasta Barcelona, en avión privado a Madrid para entregar la Copa de Europa y que hoy se arrancará de nuevo en coche o en autobús hacia Milán.

No tienen tan claro su itinerario los cerca de 5.400 aficionados -el 80% son socios y peñas y el 20% los patrocinadores y diversos compromisos institucionales y deportivos del club- que tienen entrada para San Siro. Los que viajan con la agencia oficial del Barça contarán con autobuses que saldrán hoy de madrugada y "los demás deberán buscar soluciones; la mejor alternativa es hacerlo por carretera", advirtió Joan Oliver, el director general del Barça.

Como los jugadores azulgrana de baloncesto, que ya regresaron ayer en autobús desde San Sebastián, tras su duelo y su derrota ante el Lagun Aro. El Barça enfoca al Inter de José Mourinho y va sobre ruedas a la semifinal de la Champions.

Fuente: El País